3.3.10

Caperucita Negra



Erase una vez, una niña que se llamaba Caperucita Negra. Vivía en un bosque artificial de una atmósfera cargada de surrealismo donde nunca salía el sol. Se alimentaba de hadas y de otras alimañas.
El día que se encontró con el lobo, Caperucita esbozó una sonrisa futurista. Antes de que a este le diera tiempo a preguntar que a dónde iba, la niña se abalanzó sobre él. Le dió una paliza y lo llevó a rastras a la casa de su abuelita. Allí, Caperucita y la anciana, abusaron sexualmente del él. Después, le rajaron el vientre y le metieron dentro a un cazador que la abuelita tenía secuestrado desde hacia meses. Le cosieron la panza y los tiraron a los dos al río.
En los cuentos desencantados no hay moraleja.

(ilustración y texto by Alfredo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada